[DIECIOCHO]

¡Si me pidieras, te daría más que a Salomón!


MÁS

que una inteligencia prodigiosa.

Mas

que una voluntad de hierro puro.

Mas.

Lo que puede en este mundo

más:

un corazón enamorado.